Obsesión por el Cielo
Obsesión por el Cielo - #593

Obsesión por el Cielo - #593

February 24, 2015

Los Descubrimientos de la Misión Dawn de la NASA en el Asteroide 4 Vesta. En este programa en vivo de “Obsesión por el Cielo” platicamos en general sobre la misión Dawn de la NASA y los primeros resultados que se obtuvieron después de orbitar al asteroide 4 Vesta por casi 14 meses. Esta nave espacial fue ensamblada y es operada por el Jet Propulsion Laboratory en coordinación con la NASA y varias agencias espaciales europeas. Su objetivo primordial es el de caracterizar al asteroide 4 Vesta y el planeta enano (antes asteroide) 1 Ceres. Fue lanzada en el 2007 y entre el 2011 y 2012 estudió a 4 Vesta desde órbita después de una larga travesía impulsada en parte por un motor de iones. Esta tecnología es relativamente nueva y permite a una nave adquirir impulso paulatinamente y lograr importantes cambios de velocidad con poco uso de combustible, pero después de mucho tiempo en comparación de los motores de combustible líquido. En su estancia y estudio del asteroide 4 Vesta pudo verificar que es un protoplaneta; es decir que es un cuerpo parcialmente diferenciado (material pesado se hunde al centro y el ligero flota a la superficie), que fue impactado en el polo sur por dos asteroides relativamente grandes hace unos dos mil millones de años, deformándolo considerablemente y arrojando restos al Sistema Solar. Algunos de estos restos han llegado a la Tierra en forma de meteoritos (del tipo HED), haciendo a Vesta el tercer cuerpo del Sistema Solar, aparte de la Tierra y nuestra Luna, del que tenemos una cantidad importante de muestras. Hemos recolectado e identificado más pedazos del asteroide Vesta que del planeta Marte. Describimos en el programa otros descubrimientos importantes del asteroide y platicamos otro poco de la nave Dawn y su próxima misión de explorar a Ceres. Tenemos también, como es costumbre, nuestras secciones informativas.


Obsesión por el Cielo - #592

Obsesión por el Cielo - #592

February 18, 2015

Los Primeros Resultados de la misión espacial Rosetta al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. En este programa en vivo de “Obsesión por el Cielo” platicamos en general sobre la misión de la Agencia Espacial Europea al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko y comentamos los primeros resultados que han sido publicados. Esta misión fue diseñada comenzando en 1993 para por primera vez orbitar a un cometa, descender en su superficie, y seguir sus cambios a través del perihelio. La nave consta de un orbitador principal con 11 instrumentos diversos para estudiar la superficie y el ambiente alrededor de un cometa, y una nave de descenso (llamada Philae) con otros 9 instrumentos para estudiar de cerca la superficie del cometa. Fue lanzada en el año 2004 y tardó 10 años en llegar al cometa después de varias vueltas al Sistema Solar y asistencias gravitacionales de la Tierra y Marte. En noviembre del 2014 la nave liberó a su módulo de descenso y este logó estacionarse en la superficie del cometa a pesar de algunos fallos técnicos en la maniobra de anclaje. Este módulo logró estudiar la superficie del cometa por unas 60 horas antes de que se le acabara la carga a las pilas solares, que no pudieron ser recargadas por haber aterrizado en un lugar sombreado y que, a la fecha, aún no es localizado con exactitud ya que rebotó dos veces en la superficie. Se espera que conforme el cometa se acerque al Sol y cambie su geometría de iluminación el módulo sea capaz de recargarse de energía y contactar de nuevo a la nave. Por lo pronto Rosetta sigue orbitando y estudiando al cometa tomando nota de los cambios que sufre al acercarse al Sol y calentarse. En este programa también comentamos sobre algunos de los principales descubrimientos anunciados hasta la fecha. Tenemos también, como es costumbre, nuestras secciones informativas.


Obsesión por el Cielo - #591

Obsesión por el Cielo - #591

February 10, 2015

Los Impactos del Cometa Shoemaker-Levy 9 con Júpiter. En este programa en vivo de “Obsesión por el Cielo” platicamos sobre la primera campaña de observación comprensiva de dos objetos colisionando en nuestro Sistema Solar. En 1993 Caroline and Eugene Shoemaker and David Levy descubrieron un cometa en el transcurso de observaciones para detectar asteroides cercanos a la Tierra. Resultó que ese cometa se apreciaba muy alargado y se encontraba cerca de Júpiter. Estudios subsecuentes dedujeron que el cometa orbitaba al planeta Júpiter y no al Sol, que había pasado tan cerca del planeta que las fuerzas gravitacionales de marea lo habían roto en pedazos, y que los 21 fragmentos del cometa se estrellarían con Júpiter en Julio de 1994. Inmediatamente se organizaron campañas de observación para estudiar este fenómeno. Las explosiones resultaron ser visibles por la nave espacial Galileo en ruta al planeta, y desde la Tierra y con el Telescopio Espacial Hubble se pudieron observar claramente las cicatrices que fueron producidas por los impactos de los fragmentos. Los efectos en la atmósfera de Júpiter duraron semanas y meses pero eventualmente todo rastro de los impactos se desvaneció debido a la atmósfera gaseosa y turbulenta del planeta. Desde ese entonces se han detectado otros cuatro impactos más en Júpiter. En el 2009 se apreció una mancha oscura en el planeta similar a las observadas después de los impactos del 1994 que se piensa fue producida por un objeto de unos 500 metros de diámetro. En el 2010 se registraron en video dos impactos pequeños en la cara iluminada del planeta que no dejaron huella, y en el 2012 otro impacto más fue apreciado y registrado por aficionados monitoreando al planeta. Al parecer impactos de asteroides y cometas en Júpiter es más frecuente de lo esperado… Tenemos también, como es costumbre, nuestras secciones informativas.

Obsesión por el Cielo - #590

Obsesión por el Cielo - #590

February 3, 2015

La Luna Ío de Júpiter En este programa en vivo de “Obsesión por el Cielo” platicamos un poco sobre las características que distinguen a la luna Ío del planeta Júpiter. Las lunas de Júpiter fueron descubiertas en 1610 por Galileo Galilei y Simon Marius y fueron de utilidad, entre otras cosas, para probar el Sistema Copernicano y para determinar la velocidad de la luz. No fue hasta finales del Siglo XIX y principios del Siglo XX que los telescopios terrestres tuvieron suficiente calidad como para reconocer ligeras variaciones en las superficies de estas lunar. Pero se requirieron naves espaciales para poderlas estudiar a detalle y descubrir sus secretos. Ío en particular tiene la particularidad de ser la luna más seca y más densa de todas las lunas del Sistema Solar. Su característica principal es que es un mundo extremadamente volcánico. Durante los sobrevuelos de las naves Viajero 1 y 2 en 1979 se descubrieron volcanes activos que constantemente están en erupción. Visitas posteriores por naves como Galileo y Cassini han mostrado que la superficie cambia de coloración constantemente por la acción de estos volcanes. Esta también es la causa de que en Ío no se puedan encontrar cráteres de impacto. El calentamiento interno de la luna que eventualmente escapa manifestándose como actividad volcánica es producido por fuertes fuerzas de marea gravitacional producidas por Júpiter que afectan a la luna. Estas a su vez son determinadas por la excentricidad orbital forzada por las resonancias gravitacionales que Ío comparte con Europa y Ganimedes. La actividad volcánica a su vez produce una tenue atmósfera sobre Ío y mucho de este material es barrido por el campo magnético de Júpiter para formar tubos de flujo hacia el planeta y un anillo de partículas (torus) en la órbita de la luna. Tenemos también, como es costumbre, nuestras secciones informativas.


Play this podcast on Podbean App